Instrucciones para no dormir (y soñar un poquito)

Ante todo, para tener una noche insomne sin que resulte desagradable hay que tomar unas acciones previas muy recomendables. En caso de no tomarlas usted podría caer en un profundo sueño del que no le despertaría ni ocho agujas gordas marcando las doce.

El proceso es el siguiente:
• Sienta usted la noche, acaríciela, salga al balcón, fúmese un cigarrillo, piense que usted es de facto un ser nocturno. Familiar cercano de lechuzas y hombres de farolas oblicuas.

• Escuche usted discos de swing, especialmente recomendable Django Reinhardt. Si en algún momento usted se adormece, este guitarrista gitano hará que usted sienta espasmos musculares en sus extremidades inferiores, de manera continua, repetitiva y en sentido vertical de arriba a abajo. Muchas personas durante los años 20 y 30 fueron diagnosticadas erróneamente con el síndrome de la pierna inquieta. Estudios posteriores revelaron que lo único que tenían en común estos sujetos era su afición al swing. No se maltrató a ningún animal durante las investigaciones, exceptuando un gato pardo con cojera.

• Tenga usted una conexión a internet y una cuenta en twitter. Podrá pasarse horas actualizando viendo tweets de personas del otro lado del charco que sí están despiertas lícitamente.

• Procure que su ropa de cama abrigue mucho y que la temperatura ambiental de su cuarto sea elevada. Entorno a unos 18º centígrados o más. Es probable que tanto calor le lleve a que le suden partes de su cuerpo a las que no tiene acceso. También revolver el edredón y las sabanas a en forma de hatillo le será de gran ayuda.

• Mantenga siempre en el lado izquierdo de la cama varios libros y revistas que le impidan apoyar la cabeza en ese lado. Se han ganado ese sitio por derecho propio. Haga un esfuerzo por tener tomos de un tamaño y peso suficiente como para que puedan noquear a un presunto asaltante nocturno; por ejemplo cualquier obra de Marcel Proust o 100 años de soledad. Libros que jamás acabará de leer. O también pequeñas novelas de literatura francesa que hablen sin turbación de pollas y coños; por ejemplo alguna de Michel Houellebecq. Esta última medida le será de gran utilidad para no poder cerrar los ojos sin tener visiones que puedan disgustarle u ocasionarle algún trauma de carácter sexual.

• Y sobre todo, y como medida imprescindible y cuasi obligatoria; piense en sus labios. En su forma, en su brillo, en su textura red velvet. Quizá no consiga dormir usted en toda la noche, pero le puedo garantizar, muy señor mío, que soñará bastante.

+ bonus
Django Reindhart – Swing Guitars
http://listen.grooveshark.com/s/Swing+Guitars/2GsIhZ?src=5

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: