La evaporación.

Y claro que pienso en ti, y por supuesto no puedo escribir sobre ti. Quizá podría escribir algún poema, algo que no tuviese ni principio ni final, ni analogías, ni metáforas. Sin terceros actos. Creo que eso es lo único que podría escribirte. Porque no sé muy bien lo que me ocurre cuando mi sangre se llena de veneno, y no sé si tiene que ver contigo. No voy a decir que sin duda alguna he adorado algunos momentos que pasamos juntos, que a mí mismo me decía, Miguel, disfruta esto porque puede que pase mucho tiempo y un río nunca será dos veces el mismo río. Y no me deja de correr por las venas esa ansiedad de mandarlo todo a tomar por el culo. Y es que no formamos parte del mismo plano, y ninguna mierda tiene convergencia, ni concurrencia interna. Nada tiene un especial sentido.

Supongo que todos los días al fin de al cabo no traen nada nuevo. Pero no puedo mentirme a mí mismo, adoro esas mierdas. Y ver la bruma en el mar y esas tonalidades de violetas y su puta madre. Es que no lo aguanto, es superior a mí. No puedo dejar de pensar en ello. No sé por qué me falta temperatura. No me deja respirar.

Me gustaría decirte que nunca he tenido miedo, y que no hay nada más de lo que ves. Ojalá tuviese cojones a decirte, quédate un ratito más. Llámame cuando estés cansada. Hazme el amor, acurrucate. Y es que no soy nada, ni siquiera he aprendido a soportarme a mi mismo. Y he estudiado muchas lecciones antes de conocerte a ti.

Supongo que una única cosa sé de mi mismo: Si en algún lugar he estado, si todos las calles de las ciudades en las que estuve, en las que te busqué entre todas esas asiáticas y pelirrojas, y aquellos adoquinados. Y el sol, y la lluvia que pincha. Y los cafés tristes, el césped jodidamente radiante para hincharme los cojones de valor. Y joder, aquellas lágrimas en los portales de puro miedo. Y aquella libertad sensible de la cámara de fotos y de la radio del coche. Todo aquello lo que me hizo ser quien soy. Todo aquello se puede evaporar tan rápido como que un día tú dejes de mirarme. Aunque haya razones para hacerlo.

Como una nube de polvo y ceniza.

Evaporarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: