Trompetas de salsa, son y sesos.

Michel había nacido en Bastogne, y allí tuvo lugar una de las mayores batallas de la II guerra mundial. Pero eso había sido hace 70 años y ya no quedaba de aquello nada, salvo alguna estatua, recuerdo y la conmemoración anual de vejetes lisiados. En una tarde de Junio, con resaca, y el sol de tanta paz. Esa tarde Michel podría haber estado escribiendo durante horas y horas, páginas y páginas sobre la manera de incidir la luz sobre el parquet, el mármol, la hierba. Los recovecos de aquella habitación. Y aquello en ocasiones le gustaba, consideraba que escribir en muchas ocasiones era la magia de conseguir transmitir sensaciones individuales a otras personas. Lo cual era bastante jodido, porque no hay dos maneras iguales de sentir. También recordaba esos caminitos, y esos paseitos en soledad. Cuando uno se siente tan vivo y tan contento de esa soledad dulcisima de un recuerdo o del simple paseo. Aunque también con ese regusto amargo de que esa felicidad de la soledad nunca podrá ser compartida. Nunca podrá haber una conexión con otras personas partiendo de esos momentos. Es como el puto efecto del observador en el experimento.

Aquella tarde a Michel, no le apetecía escribir de sombras ni soledades. Echaban “La chaqueta metálica” en el canal TCM. Y aunque no es una película bélica al uso, no se ven tantos modelos de semi automaticas ni chapas a todo el regimiento. Y sí hace un análisis más profundo de la dualidad del hombre ante las situaciones limite. Una descripción profunda de los personajes y principales actores en esas guerras del absurdo. De adiestramiento para mastines y pastores alemanes.

Y Michel le da al botón de mute del mando a distancia y el saloncito se queda en silencio. Y coge un disco de su madre y pone “Dos Gardenias” versionada por Buenavista social club. Y mientras ve la guerra de Vietnam suena aquella canción. “Ponle toda tu atención, que será tu corazón y el mío.” Cierra los ojos ojos e imagina a una cuadrilla de blanquitos, por supuesto que han de ser blanquitos, americanos preferiblemente. Las guerras de África u Oriente Medio no cuentan porque están acostumbrados a vivir en la mierda. Pero cuando un blanquito, de clase media, con su casita con jardín y sus notas deficientes en el High School se encuentra en aquella situación solo le puede conducir a la más absoluta locura. A millones de kilómetros de su hogar, y de los recipientes gigantes de zumo de naranja, huevos y bacon recién hechos del desayuno. Y allí está soldado blanquito 1 matando. Disparando contra un iraquí, iraní, asirio… y no se oye nada, más que esa canción. Y todo va a cámara lenta. Slow Motion y Full HD. El plano sigue en macro a la bala, cómo gira y gira, y se acerca, despacito pero firme, e impacta en el puto pómulo del iraquí, iraní o asirio. Y entonces más balas impactan, y sigue a cámara lenta, y no se oye ningún ruido, solo esa canción “Pero si un atardecer las gardenias de mi amor se mueren, es porque han adivinado es que tu amor me ha traicionado porque existe otro querer.” Y se proyecta en todas direcciones a velocidad ultrasónica toneladas de zumo de arándanos y sustancia gris, y se empieza a ver la puta carne, y por fin se da cuenta de su condición de ser humano. Soldado Blanquito 1. Ha matado con trompetas de salsa y son de banda sonora.

Michel abre los ojos, y tumbado en el sofá de su saloncito, reflexiona y no se imagina otro escenario que pudiera llevarle más lejos de su hogar. Y es que nunca sabes de lo que es capaz el hombre.

+bonus
http://open.spotify.com/track/6qA5RtYnpZ1i6YzYe4BriJ
(Enloquecedora)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: