Cómo podría explicarles…

He estado tanto tiempo abocado al cinismo, a esa virtud ilusoria que sostiene a los funambulistas, y ahora, que por fin tengo motivos para hablar de ti se me quiebra la voz. Pero cómo podría explicarle a toda esa gente que ocupa las plazas y las calles, a esas almas mutiladas, con tanto miedo, siempre con tanto miedo…  que has vuelto para terminar con tanto soliloquio en Si bemol menor.

Y por supuesto no hay ninguna certeza absoluta en este mundo, y no sé si me llamarás mañana para decirme cómo te han ido las cosas, o si volveremos a sentir ese soplido templado de las noches de verano. No es algo que importe ahora, pero cómo podría explicarles a toda esa gente con tanto tanto miedo que has vuelto, hemos vuelto, a ese lugar lejos del mundo de los hombres, que tiene un nombre que todo buen escritor sabe que no ha de decir.

Corazón.

+bonus
Evgeny Kissin plays Liszt-Liebestraume no.3

PD: Mira que obligarme a escribir pasteladas… No había más remedio.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: