Por aquella época la emoción de sentirnos juntos y habernos completado adolecía de cierta agitación, nos nublaba la vista y a la vez nos conmovía. Yo no podía dormir por cómo se me hinchaba el pecho por las noches, con esa mezcla de orgullo y de miedo. También nos asaltaban las dudas por supuesto, qué sería de nosotros si aquello no duraba, si solo era una excitación momentánea no perpetuable. Tú buscabas un poco de coherencia y preguntabas:
– ¿Qué es lo que somos?¿Somos una pareja? ¿Amigos especiales?¿Amantes?¿Novios?
– No sé lo que somos pero sé qué es lo que tenemos – respondía yo sin poder dejar de besar tu cuello.
– ¿Y qué es lo que tenemos?
– Tenemos un antes y un después.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: