Archivo de la categoría: Uncategorized

Cajón random 8 de marzo



http://www.wix.com/miguelbrana/miguelbrana

http://expresarlo.wordpress.com

https://estonoesserio.wordpress.com/2013/04/29/willie-la-ballena-varada/

Anuncios

Mi primera replica en la que me mandan a la mierda, me ha hecho mucha ilusión, gracias José Luis.

http://mas.lne.es/cartasdeloslectores/carta/19249/mayores-merecemos-manden-mierda.html

Cartita publicada en La Nueva España, el link a continuación
http://mas.lne.es/cartasdeloslectores/carta/19197/senor-mayor-todo-respeto.html

Yo sé, yo sé.

Yo sé, yo sé cómo quiero que sea mi amor. Y es que alguien escribió sobre ello una canción, y siendo yo niño la descubrí en cintas piratas y viajes nocturnos en coche. Mi amor lo quiero como el que lo ve todo por primera vez, con ojos grandes y curiosos. Cerca del mar, o lejos de él. En los paseos de vuelta a casa y en los nervios del encuentro. Mi amor lo quiero enorme, desmesurado, pero tranquilo, certero, que no corra el riesgo de explotar ni duela, que las pausas sean queridas y necesarias y los pasos firmes. Mi amor lo quiero sumergido en tu cuerpo, rozarte las muñecas, besarte el cuello, apartarte el pelo, morderte los pezones. Mi amor lo quiero con tus gafas, tu pantalón de pijama, tu coleta, tus mierdas. Mi amor lo quiero con mis mierdas. Mi amor lo quiero por la noche, por la mañana, por las tardes, cocinando, follando, de viaje, en casa, en tu boca, en las palabras, en los gestos, en la risa. Mi amor lo quiero musical y cinematográfico, literal y literario. Mi amor lo quiero como quiero a mi padre, serio, respetuoso, disfrutando de lo que la vida te ofrezca. Mi amor lo quiero como mi madre, fuerte. Mi amor lo quiero ahora y siempre.

Yo sé, yo sé cómo quiero que sea tu amor… lo quiero suficiente para querer todo eso.

El texto se lo regalo enmarcado a quien adivine la canción.

Amor de imbécil.

Estoy muy lejos de ti,
y de tu mirada,
y de tus ojos,
y de tu manera de torcer la boca,
y de tus dientes,
y de tu voz.

Estoy muy lejos de poder acercar mi cara a la tuya
y decir lo bonita que me pareces.
Estoy muy lejos de oírte hablar
cualquier cosa,
me daría igual cómo enlazases las palabras
oír cómo formas los sonidos sería suficiente.

Estoy muy lejos, y me duele.
Estoy muy lejos, y me frustra.
Estoy muy lejos y quiero irme más lejos,
huir,
para que la distancia sea tanta
que ya
no sienta que estás lejos.

Pero otras veces,
pienso en cómo me siento
cuando te tengo cerca.
Cuando por fin estamos en paz,
y te acompaño a fumar a la ventana del baño,
y te sientas en el retrete
y reconozco la imagen más maravillosa del mundo
y me quedaría, sentado en frente tuyo,
mirando y hablando
mientras meas
toda la vida.

Etiquetado

Odio España

Me han publicado una cartita en La Nueva España. No sé si ha salido en papel. Nota mental: Corregir antes de enviar. (Falta de cursivas, repetición a muerte… )

http://mas.lne.es/cartasdeloslectores/carta/17938/odio-espana.html

Lista Spotify “11 Semanas en UK”

spotify-logo-1

Canciones que han marcado mis pasos desde que vivo en Leeds. Haz click en la imagen para escuchar la lista.

Etiquetado

Los perros no vienen de París (Oda a mi perro)

Los perros no vienen de París transportados en el pico de una cigüeña, los perros vienen de Murcia en una furgoneta de MRW. Y es que ese fue nuestro primer momento juntos, yo te esperaba rechonchillo y adorable, pero no, eras un cachorro encanijado, delgaducho y asustadizo al que me costó sacar de la jaula en la que te trajeron. Los primeros días tenías tanto miedo de todo que te escondías detrás de mi cuando te sacaba de paseo, haciéndome tropezar a cada paso. La calle, la gente, los ruidos, hasta las bolsas, todo te daba miedo. Eras del color de las vacas y llevas un pantaloncito para que no se te vean las vergüenzas. 

Pero creciste, de ser ese canijo, te convertiste en el puto perro loco que eres ahora. No tienes muchos amigos, no eres el perro más sociable del mundo con el resto de tu especie, desde que hice que te cortasen las pelotas has perdido mucha valentía, pero eres loco y juguetón y sobre todo un buen perro. Ya ni me acuerdo de aquella vez que te escapaste y cruzaste la carretera detrás de una pelota ajena, ni de cuando te metías en el lodazal y teníamos vía directa a la ducha. Contigo aprendí a tener paciencia, y con el tiempo me fuiste recompensando. No sólo con las tonterías como “dame la pata”, “hazte el muerto” o “haz la croqueta, salta sobre ese arco de fuego, haz un backflip y tráeme las zapatillas y el periódico”. Sino por todas las veces que me sacaste de casa, por dormir juntos la siesta, por las aventuras por rutas desconocidas, porque me acompañaste en los cambios de mi vida y me acompañaste con las personas de mi vida. Sólo me acuerdo del gran amigo que eres, de lo divertido que eres y de cómo echo de menos esa sombra constante detrás de mi. 

Sé que sólo eres un puto perro loco y que aun no te he enseñado a leer, pero supongo que te escribo para sentirme mejor. Y que a no mucho tardar estaremos juntos otra vez, Cachopi. 

IMG_20140319_171315

El juego.

“Esto es sólo un juego”, me dijiste, con la mirada firme y profunda. Y yo te creí. Cuenta hacia atrás, cuenta hacia adelante, salta, camina todos los días, come bollos de chocolate, sueña con tener una motocicleta que haga mucho ruido “¡Bruuummm brrrumm!” Haz el ridículo a cada segundo. Sal a la calle, salta, vacíate, gana dinero, compra cosas, gana dinero, compra cosas, entrégale tu tiempo a los demás. Qué más da, esto sólo es un juego. Has perdido la vergüenza, la esperanza, la ilusión y también el miedo y las llaves.

Ayer me encontré a un hombre en la calle, estaba tendido en la acera, borracho, muy borracho, intentaba en vano levantarse con sus muletas. El hombre era un perfecto desecho. Me miró como un cachorrito que vive dentro de una lata oxidada de 50 años de antigüedad. Me acerqué a él, cogí por un extremo una de sus muletas grises de hospital, él la mantuvo agarrada e hizo fuerza para intentar levantarse con mi apoyo. “¿A qué juega usted buen hombre?” Le pregunté. No hablaba mi idioma y empezó a balbucear en una jerga asquerosa. Solté la muleta y cayó de espaldas. No pierdo el tiempo, buen hombre, el juego continua y usted ya ha perdido.

En otra ocasión conocí a una chica, era más alta que yo, su nombre era Rebeca y trabajaba de camarera en el bar de un amigo al que iba a visitar cuando tenía ganas de pillarme un pedo de gratis. Sonreían unos hermosos ojos verdes. Su conversación era fluida y medía bien los tiempos. Conocía y preguntaba por lo desconocido. Yo la miraba embobado, sonreía yo también como un tonto cuando venía a mi rincón de la barra a charlar un rato. Algunas noches nos quedábamos fumando cuando cerraba el bar. Pensaba en ella a veces cuando escuchaba canciones románticas o cuando me masturbaba. Me interesaba, quería viajar a Grecia con ella, la miraba, la seguía mirando embobado, esperando la oportunidad de poder correrme en su boca. Cuando finalmente lo hice le pregunté si le había gustado el juego. En ese momento no me pareció que realmente tuviese una conversación interesante.

¡Ay! “Esto es sólo un juego” me dijiste. La muy zorra de ti. Sabiendo que me lo tomaría al pie de la letra. 

 

Breve relato de felicidad capitalista.

Un hombre llega a la cumbre de su vida, al top. Lo del Everest. Está tan feliz, se siente tan poderoso, y allí están ellos, en la ventana de un lujoso hotel de Las Vegas, o de cualquier puta ciudad, una planta alta, casi arriba del todo.

Ella está arrodillada, desnuda, exhibiendo sus grandiosos pechos operados y su cara de modelo.

Él está de pie, desnudo, la palma de su mano se mueve por su propia cara y su cabeza de arriba a abajo, de abajo-arriba.

Ella tiene su gran polla en la boca, la chupa enérgicamente.

En la calle, en el vestíbulo del hotel, nadie mira hacia arriba, aunque mirasen sólo verían cosas que no identificarían concretamente pero les dejarían con la duda de si es verdad lo que están viendo.

Él mira todas las luces de la ciudad, rojas, verdes, carteles grotescos, carteles fastuosos. Y sonríe, abre la boca y sonríe,

Y toca su pelo, y juguetea ridículamente con la coleta, creyéndose y sintiéndose infantilmente Nacho Vidal.

Y le embiste la boca

Y vuelve a mirar a los pequeños taxis, a las poco más que sombras.

Y apoya las manos en el ventanal.

Y se corre, joder

se corre. En su boca,

Y ella sonríe.

Y tú también sonríes.