Entre el amor y la sombra
me debato: último yo.

Prendido de un débil sí,
sobre el abismo de un no,
me debato: último
amor.

Tira de mis pies la sombra.
Sangran mis manos, mis dos
manos asidas al frío
aire: último dolor.

Éste es mi cuerpo de ayer
sobreviviendo de hoy.

 

 

Ángel González

Etiquetado

Breve relato de felicidad capitalista.

Un hombre llega a la cumbre de su vida, al top. Lo del Everest. Está tan feliz, se siente tan poderoso, y allí están ellos, en la ventana de un lujoso hotel de Las Vegas, o de cualquier puta ciudad, una planta alta, casi arriba del todo.

Ella está arrodillada, desnuda, exhibiendo sus grandiosos pechos operados y su cara de modelo.

Él está de pie, desnudo, la palma de su mano se mueve por su propia cara y su cabeza de arriba a abajo, de abajo-arriba.

Ella tiene su gran polla en la boca, la chupa enérgicamente.

En la calle, en el vestíbulo del hotel, nadie mira hacia arriba, aunque mirasen sólo verían cosas que no identificarían concretamente pero les dejarían con la duda de si es verdad lo que están viendo.

Él mira todas las luces de la ciudad, rojas, verdes, carteles grotescos, carteles fastuosos. Y sonríe, abre la boca y sonríe,

Y toca su pelo, y juguetea ridículamente con la coleta, creyéndose y sintiéndose infantilmente Nacho Vidal.

Y le embiste la boca

Y vuelve a mirar a los pequeños taxis, a las poco más que sombras.

Y apoya las manos en el ventanal.

Y se corre, joder

se corre. En su boca,

Y ella sonríe.

Y tú también sonríes.

Hay que acabar con el todo gratis

“Hay que acabar con el todo gratis” le dijo aquel hombre a aquella mujer.

Escuché esa frase de un hombre trajeado en el ascensor de mi antiguo edificio, fue al comienzo de la crisis, sobre 2009, todavía gobernaba el partido socialista. Recuerdo que el comentario me ofendió muchísimo, porque no era un comentario casual, no se lo dijo a la mujer en el tono normal de la conversación, lo sentenció, como un dogma, como algo que debía asentarse en el imaginario colectivo. Yo no supe qué responder, me quedé frustrado, en silencio y maldiciendo.

Hay que acabar con todo el todo gratis. No supe qué responder en aquel momento, hace 5 años me interesaba poco o nada la política, asumía que la evolución del país siempre sería siempre hacia adelante, que aunque hubiese recesiones habría progreso. En aquel momento mi conciencia política no la dirigía yo, sino los mass media, los partidos, los políticos… Antes de la crisis, la conciencia política se había subcontratado a estructuras de poder y se había alejado de la gente, de cada individuo, de cada comunidad.

Pero vino el 15M y nos mandó un mensaje a los sujetos pasivos de la política. El 15M nos dijo, si no nos preocupamos por lo que hacen con nuestro modelo de sociedad, vendrán ellos, que no representan los intereses de la mayoría ciudadana que sufre y está puteada cada día, y nos la cambiarán, así como la manera de relacionarnos y de sentir.

Jamás pensé que aquel “Hay que acabar con el todo gratis” fuese el comienzo de la inoculación del virus. Con el que todos los derechos son convertidos en mercancía. La sanidad, la educación, los servicios sociales, los servicios públicos en general. Y está tan presente en nuestro organismo ya ese virus que ahora defender nuestros derechos adquiridos con las luchas sociales es enfrentarte a que te llamen antisistema y cosas peores.

Hoy ya no puedo encontrarme al hombre en el ascensor porque hace tiempo que cambié de casa, pero hoy sí sabría que responderle, no me quedaría frustrado en silencio y maldiciendo. Le diría que cómo que es gratis. Nada es gratis. La sanidad, la educación, los servicios sociales y todo los servicios públicos son un gran coste, con los impuestos que pagamos todos y con el esfuerzo y trabajo de los profesionales del sector público, y a su vez un gran beneficio para toda sociedad que permite el progreso de la misma en su conjunto.

Nada es gratis, señor mío, y puestos a mirar rentabilidad mire usted primero la rentabilidad social que supone que la sanidad, la educación, la justicia, los servicios sociales y el resto de servicios públicos conviertan mercancías en derechos.

______________________________________

.

.

Ya que La Nueva España no me la publica, supongo que les parece demasiado literaria o demasiado rojuna, pues la cuelgo aquí.

Actualizado: Al final me la publicaron en La Marea, aquí el enlace:

http://www.lamarea.com/2014/02/22/hay-que-acabar-con-el-todo-gratis/

Etiquetado

Han publicado una carta escrita por mí en La Nueva España, aquí está: 

http://mas.lne.es/cartasdeloslectores/carta/15511/umbral-puerta-salida.html

Jealous Guy – A song of John Lennon by Hurray for the Riff Raff

Editado por mí, me enamoré de la canción y…

Mis canciones de 2013 – Lista de Spotify.

Pincha en la imagen para escuchar la lista.

Etiquetado

Me he quedado sin pulso y sin aliento
separado de ti. Cuando respiro,
el aire se me vuelve en un suspiro
y en polvo el corazón, de desaliento.

No es que sienta tu ausencia el sentimiento. 
Es que la siente el cuerpo. No te miro.
No te puedo tocar por más que estiro
los brazos como un ciego contra el viento.

Todo estaba detrás de tu figura. 
Ausente tú, detrás todo de nada, 
borroso yermo en el que desespero.

Ya no tiene paisaje mi amargura. 
Prendida de tu ausencia mi mirada, 
contra todo me doy, ciego me hiero

Etiquetado

Frances Ha + Mazzy Star

editado por mí xD

Videoclip (By myself) de Submarine

Tenía tiempo y me puse a editar e hice este “videoclip” por llamarlo de alguna manera de la canción de Alex Turner “Stuck on the puzzle” con las imágenes de la película Submarine. Verlo en HD mola más.

Etiquetado ,

Lista Spotify Octubre 2013

Pincha en la imagen para escuchar la lista.

Hacía tiempo que no hacía ninguna y esta tiene canciones memorables.

Etiquetado